¿Quién fue el marqués del Villar del Águila que financió el Acueducto de Querétaro?

Juan Antonio de Urrutia y Arana, español de nacimiento, fue marqués III del Villar del Águila y a él se le deben importantes proyectos urbanos como la construcción del Acueducto de Querétaro.

¿Quién era Juan Antonio de Urrutia y Arana?
Juan Antonio de Urrutia y Arana nació en 1670 en el Valle de Llanteno de Ávala, España. Llegó a la Nueva España por llamado de su tío, Juan Antonio de Urrutia y Retes. Este último desempeñaba cargos importantes: fue el primer marqués del Villar del Águila, Alguacil mayor de la Inquisición y Caballero de Santiago. Al no tener descendencia a la que heredar sus bienes y títulos, el primer Marqués convocó a su sobrino a América para instruirlo en los caminos nobiliarios.

Juan Antonio comenzó su ascenso en el virreinato como Guarda Mayor de la Moneda. Entre 1694 y 1697 lo nombraron corregidor de la Ciudad de México, cargo que repitió entre 1711 y 1713. Fue entonces que adquirió experiencia supervisando los acueductos de la ciudad.

El 9 de febrero de 1699 contrajo matrimonio con María Josefa Paula Guerrero Dávila Moctezuma y Fernández del Corral. Con ella fue a Querétaro en varias ocasiones, visitando a su protegida, la monja capuchina Sor Marcela. Durante una de estas visitas se le presentó la oportunidad de ser el encargado de obra del Acueducto, el cual se convertiría en su obra magna.

Juan Antonio murió en la Ciudad de México en 1743. Su cuerpo tiene un espacio reservado en el Panteón de los Queretanos Ilustres.

SABÍAS QUÉ…

Se consideraba a la marquesa María Paula Guerrero y Dávila entre las más ricas del virreinato de la Nueva España. Su fortuna sirvió a su esposo, el marqués del Villar del Águila, para costear las obras del Acueducto en Querétaro.

Categorías

Compartir con

También te puede interesar

Leyenda e historia de la Casa de la Zacatecana

¿Cuáles son las 4 partes del Acueducto?

La devastación de los bosques del Cimatario y la construcción del Acueducto.

¿Qué es y dónde está La Cañada?

Volver al blog